lunes, 10 de septiembre de 2018

Cerveza al tiempo


Correr luego de un golpe en la nariz es como besar tu sexo mientras ríes...

Mondragón de Malatesta



¿Cerveza al tiempo?

Odio esa pregunta en este lugar de mierda, el cielo es hermoso, quizá eso ponga mi alma quieta cuando la locura es insoportable. 
-Helada, le digo al señor de la tienda. No hay, me dice. Y vuelvo a odiar este lugar de mierda.

Luego de cuatro tiendas por fin una cerveza helada, pequeña, para el camino. Mientras pienso en esa pendeja que ya olvidó mi nombre, imaginando qué será de ella, o dónde estará. ¡Qué más da si está muerta! Me digo, si ella me mató hace mucho...

Luego de cinco cervezas pequeñas termino en el bar de siempre, hay culos rubios con melenas doradas, parecen soles hermosos dentro de este universo pequeño disfrazado de bar. Bebo una cerveza tras otra, pierdo los papeles, intento comerle la boca a la rubia que bailaba conmigo, se enfada, le explico con mi mal español que aquí las rubias deben besar a los muchachos que no saben bailar porque eso da buena suerte, se enfada más, y yo me pido otra cerveza. Me gusta destruirme, pensar que el tiempo es un invento pasajero, que esas rubias de melenas soleadas solo aparcan sus piernas en las camas de esos indios de mierda que huelen a mierda y solo tienen mierda en la cabeza, pienso que -mierda- explica muy bien todo eso que quiero decir. Pido otra cerveza y al terminarla siento ese mareo en mi alma que me dice ya detente, es hora de regresar a casa, entonces pago la cuenta y voy a casa, ahí vomito un poco, me preparo un café mal preparado, busco en la nevera si hay alguna cerveza, no hay, veo una botella a la mitad de hace algunos días, la bebo y su sabor es tan horrible como la concha de esa negra que me comí hace unos meses atrás, escupo lo poco que queda de mí y busco en una esquina de mi habitación donde encuentro un poco de whisky, lo bebo a pico de botella hasta desmayarme, al día siguiente despierto, intento ducharme, intento prepararme el desayuno, intento acabar el desayuno, intento ir al trabajo para así vivir otro día más en este lugar que tanto odio, mientras vuelvo a recordar a esa pendeja que me mató hace mucho.


La 25.

Quiero verte tirada en la cama donde tantas veces te humillé
verte rompiéndote en seis partes y que luego intentes voltear a mirarme
quisiera llegar a donde nadie ha llegado en ti
quitarte las costillas para agrandar ese espacio vacío en tu pecho
y no hallar nada

nada...

y te digo
nada...

aquí
nada
y aún así puedo gritar que te necesito
y vuelvo a decir
te necesito


necesito romperte desde adentro en seis partes para que luego intentes mirarme.


A la muchacha que se cortó el pelo.

Hiciste un nudo en mi cabeza
cuando adoré el presente de tu pelo 
ese camino que hiciste pequeño
ese camino donde Antonio andó pocas veces,

piensas como yo
y duermes bajo la lluvia.



Sky.

Te dejo ir ahora
que mi boca no sabe de sabores
y la distancia que acortamos al cielo se queda en tus muñecas.


For sentimental reasons. 

Siento mujer
haberte destruido desde tan adentro
de verdad lo siento
siento que tu voz haya luchado contra mi voz tanto tiempo
como eternos gladiadores muriendo en la nada.

Y sí
los paisajes fueron mejores paisajes contigo;
el mar 
los abismos
los vinos,

los que acabamos en esas posadas donde ángeles mediocres de ciudad cantaban
cuando debían cuidarte
porque luego de todas las caídas de tu techo
sobre la cama de tus padres
o tus hermanos
¡mierda!
porque luego de todo eso
ya nada nos queda.


El poema más hermoso del mundo.

Amor a primera vista
manos y pies que caben dentro de un segundo
o en ese eco de tu llanto
mi amor
mi vida
todo eso que siempre escribí y nunca comprendí

el amor a primera vista existe
luego asusta
porque el camino es tan largo
Y tú tan pequeña...

lunes, 24 de octubre de 2016

Existen gatos que no duermen de noche

                                                                                    


Me gusta beber botellas y botellas de ron
es como si tu boca ya no me besara.



El inmundo negro de Paloma Faith.

Elegante mujer
hasta en sus labios
y su pelo entre naranja y rubio
y su piel entre nubes y baba de mar
oh dios de la blancura
¿cómo es posible tanta injusticia?

ella junto a ese negro
rodeados de tanta belleza
no puede ser justo
y las sombras se apoderan de mi alma
y todas la sombras se apoderan de mi alma
y todas las oscuridades se apoderan de toda mi alma
tan malgastada como ninguna y manchada como ninguna

¡oh maldito rayo de la maldad!

le quitaría la piel a ese ser inferior
y lo dejaría por fin desnudo
al fondo del sótano
adornando lo que su piel merece
y las pieles de los leopardos y los tigres estarán
iluminando el salón principal
porque tanta belleza animal debe ser justificada
junto a los jarrones y los cuadros y el mármol importados

¿y yo?

¿qué hice para merecer esto?

escuchar su sólo el amor puede herir de esta manera me desgarra desde adentro
me quita la vida desde adentro
y la sitúa justo en ese titulillo blanco y peligroso que tirita sobre la mesa
y el dios de la blancura
todo el maldito dios de la blancura se apodera de mi alma
todo ese maldito dios brillante y blanco más puro que todas las nubes juntas
se unen en todas mis sombras
y me hacen más glorioso
más glorioso que la palabra todavía...


Pequeño relato de la última vez.

Dejé mis índices sobre tu pantalón
suplicando algo de bondad
mientras tu dedo en mi palma me dejaba tu voz

          un concierto absurdo
    un beso robado
            una cerveza terrible

cuando

en ese final casi francés

recordé

mi boca besando tu boca y por ratos mis dedos sintiendo tus pechos
y mis caricias dentro de tu pantalón lento

   sí
        algo en el fondo me decía
   solamente es un ser humano
 con todos los errores del mundo
    y yo
  todos los errores de mundo
      en un humano...


Mezcal.

Y luego del mezcal
mitad y mitad un gusano
beso en tu vientre señal breve
de un romance
con tus rugidos de león y tu sabor a rivotril
todo era tan simple y fugaz
luego del mezcal y su gusano.


Lo que hemos hecho.

He visto tantas risas
dientes
ojos
pestañas
ojeras
tetas
he visto casi todo
de una mujer o más.  

He acariciado narices
cabellos
orejas
espaldas
pies
pezones
he acariciado casi todo
de una mujer o más.

Y tú
muchacha de los ojos marrones y cansados

¿qué hiciste en todo este tiempo que no estuviste conmigo?


A una gata de la noche.

La primera noche que la vi
estaba relajada en una esquina
envolviendo tabaco con sus manos
con sus dedos delgados
pálidos
y yo
mirando ese humo que no existe
salir de su boca.

Cuando acabó parte de la noche de la tercera vez que la vi
caminamos hasta mi casa
ahí
le quité la camisa
mi habitación parecía un espejo roto
botellas
colillas
mi cama imperfecta
ella me besaba con todo el odio del mundo
jadeando
y mis manos en sus tetas
sin sujetador
medianas
blancas
con los pezones perfectos
y luego
intentaba meter mis manos dentro de sus blue jeans
procurando quitarle toda la vida de un solo beso.

Después de unos minutos pienso en esa mujer que me cortó los pies
ella nota algo raro
¿tienes novia?
pregunta
tenía, contesté
pero se ha llevado hasta los momentos que no he tenido con ella.

Entonces me da un beso como muchas otras me han besado
y sé que ella también me dejará
sin esos momentos.


Espero no caer en amores contigo.

No es que esté equivocado
sólo me he puesto los huesos al revés
sucede que la noche hace cosas divertidas en un hombre
breves sentimientos de este viejo gato que no entenderías
bebo un poco de café y el barista coloca las copas en la barra

ese cigarrillo es una flor en tu boca
somos libres
pero espero no caer en amores contigo

un perro a mitad de la calle duda si cruzar o no
una mujer apresurada se golpea con el poste que dejó de funcionar en 1997
hay restos de papel a lo largo de la calle
zapatos golpeando el piso sin rasurar
y mendigos arrastrando el culo hasta sus casas de cartón

pienso en el regreso a casa
los programas de televisión
la cerveza barata en la nevera
existen cosas más hermosas
que los descapotables afuera de las cafeterías
y los zapatos de bebé en los retrovisores de los taxis

toma mi mano
vayamos un rato al fondo de mi habitación
tomaré estos dos dólares como un préstamo
compraré algunas flores a la mañana y las dejaré sobre mi cama.

Los sueños vienen sin costo
tú sigues al otro lado de la barra
con esa flor entre tus labios
bebo otro poco de café
y mientras imagino llevarte a casa
el perro dejó de dudar y cruzó

no estoy equivocado
sólo me he colocado los huesos al revés
pasa cuando llevas prisa
o algo de coca en el corazón

las sillas son incómodas
viene el superhéroe a llevarte
ves mis zapatos mal lustrados
mi saco gris más gris que nunca
y dejas esa flor en el cenicero

imagino mi falo dentro de tu boca
hay más perfumes ahí dentro que en tu colección de Carolina Herrera
me tomas por bobo
luego de dos bromas crueles bebes café conmigo
el barista limpia dos copas más
y la calle enciende su neón favorito
apagas otra flor en el cenicero y las luces allá afuera son tan débiles
tienes una cara tan dulce
tienes la sonrisa tan tierna
y la boca adecuada.

Me siento extrañamente atraído por ti
hay alguien que intento olvidar con tanto esfuerzo
¿tú no quieres olvidar a alguien también?

Soy la cara equivocada
en el lugar equivocado
pero si está bien para ti también lo está para mí

es algo en tu boca
o algo en tus dientes
lo que hace de este juego el juego equivocado
y aunque lo estemos jugando
bueno,
espero no caer en amores contigo.

Nena
me he colocado los huesos al revés
¿no te gustaría acomodarlos?

¡Maldición! exclamas
¿qué pasa? pregunto

creo que me acabo de enamorar de ti...

Y juntos empezamos el largo camino a casa.